martes, 26 de agosto de 2014

CURIOSIDADES

Hola de nuevo.
 
Aunque ya hace semanas que no pongo curiosidades y consejos y mi intención era hacer una de cada todas las semanas, no os preocupéis, pues ahora mismo ¡os vais a quedar con la boca abierta!
 
  • Yuan Mexia, una mujer china , convive con más de 100000 cucarachas en su casa. Y no es que no la limpie, sino que se las vende a la industria farmacéutica de su país por 80 € el kilo.
 
  • La fórmula del Martini es un secreto que solo conocen 4 personas y está guardada en una caja fuerte en Ginebra.
 
  • Existe un trastorno que se llama anatidaefobia: miedo a que un pato te esté observando.
 
  • El pasado 2 de agosto en Vitoria se cocinó una tortilla hecha con: 1600 kilos de patatas, 16000 huevos, 150 litros de aceite, 26 kilos de cebolla, 15 de sal...
 
  • El responsable de unos salones de bodas de Japón pagó 4000€ por un racimo de 34 uvas (variedad Ruby Roman).
 
  • Un joven de 18 años que naufragó en Inglaterra logró sobrevivir gracias a Facebook. El bote en el que navegaba volcó a 3 km de la costa, pero tuvo tiempo de escribir un mensaje de socorro a través de Facebook. Un amigo lo leyó y avisó a la policía.
 
  • Gambetta, que había perdido un ojo en un accidente, llegó un día a un hotel tan fatigado que se acostó enseguida, sin quitarse la prótesis de cristal que usaba. Al darse cuenta llamó a la camarera y le pidió un vaso de agua. Cuando se lo dio, Gambetta se sacó con naturalidad el ojo de cristal y lo echó al agua. La criada se quedó allí sin moverse, y entonces el político le dijo "¿A qué esperas?". "Espero a que usted se saque el otro", respondió.

 
¡Adiós!
 
 

TRUCOS PARA ESCRIBIR UNA NOVELA

¡Hola!
 
Como os prometí, voy a contaros algunos trucos para ser capaces de escribir una fantástica novela.
 
Para los que os fascine la idea de inventar una gran historia, como yo, estos consejos  os pueden ser muy útiles.
 
Y sin más retraso, ¡preparaos para la lectura!
 
1. Inspírate.
 
Nunca sabes cuándo te vas a inspirar, así que debes mantener tus ojos y oídos abiertos sin importar donde vayas. Y para no olvidar las ideas, lo mejor es apuntarlas todas en un cuaderno.
 
2. Decide qué tipo de novela quieres escribir.
 
Cualquiera que sea el género en el que decidas enfocarte, debes leer la mayor cantidad de novelas dentro de ese género.
 
3. Piensa en el escenario.
 
Una vez que hayas decidido el género dentro del cuál te moverás, comienza a pensar en un escenario para tu novela.
 
  • ¿Estará basada en lugares que te resultan familiares en la vida real?
  •  
  • ¿Estará ubicada en el presente o en algún otro momento histórico?
  •  
  • ¿Tomará lugar sobre la tierra o en algún lugar imaginario?
  •  
  • ¿Estará centrada en una ciudad, un vecindario o varias localizaciones?
  •  
  • ¿Tomará lugar durante un mes, un año o décadas?
  •  
    4. Crea un protagonista y otros personajes.
     
    El protagonista de tu novela debe cobrar vida con una personalidad fácilmente reconocible y con una forma de pensar propia.
    Uno de los placeres de leer ficción es meterse en la piel del personaje.
     
    • Tu protagonista y otros personajes no tienen que ser agradables, pero sí interesantes.
     
    • Tu novela no tiene que tener solo un protagonista.
     
    • No tienes que saber exactamente quién estará en tu novela desde antes de comenzar. Mientras escribas, puedes encontrar que tu verdadero protagonista es en realidad uno de los personajes menores que has creado.
     
    • Muchos novelistas piensan en sus personajes como si fueran personas reales, preguntándose qué harían los personajes en ciertas situaciones.
     
    5. Visualiza la trama.
     
    • No hay una fórmula establecida para la trama de una novela. Pese a que un enfoque tradicional es tener acción creciente (construyendo los detalles y la tensión de la historia), un conflicto (la crisis principal de la historia), y una resolución (el desenlace final de la crisis), esta no es la única manera de hacerlo.
     
    • Tu novela tampoco tiene que "resolver" el conflicto de una manera organizada. Está bien si dejas algunos cabos sueltos.
     
    • Tu novela tampoco tiene que ser lineal. Puede empezar en el presente y puede saltar una y otra vez entre el pasado y el presente, o puede empezar en el pasado y dar un salto 20 años hacia el futuro -- haz lo que mejor funcione para contar tu historia.
     
    • Lee algunas de tus novelas favoritas y sigue el arco de la historia. Analiza cómo está organizada la novela.
     
    6. Decide un punto de vista.
     
    Las novelas por lo general están escritas en tercera o primera persona, pero también pueden ser escritas en segunda persona.
     
    La 1ª persona es la voz propia que cuenta la historia desde el punto de vista de un personaje; la 2ª persona se dirige al lector como "tú" y le cuenta al lector exactamente lo que él o ella están haciendo; y la 3ª persona describe un personaje o un grupo de personajes desde una perspectiva externa.
     
     
    No esperemos más, ¡a escribir!
     
  • miércoles, 6 de agosto de 2014

    OS RECOMIENDO...

    ¡Hola!

    ¿Qué tal las vacaciones?
    Para los estudiantes como yo las vacaciones ya pasaron de la mitad, pero aún queda más de un mes para que vuelva a empezar el colegio.
    Después de dos semanas sin escribir, aquí estoy de vuelta con varias cosas que contar.



    La revista Pronto trae unos fascículos titulados "Tú puedes conseguir lo que te propongas". Son 4, y en cada uno Xavier Pirla (su autor) te enseña a practicar la PNL para así conseguir nuestros objetivos.
    Son como una especie de terapia y me gustan los métodos que emplea el autor.
    Yo leí el primer fascículo y ya tengo un objetivo: escribir una novela.
    Os recomiendo leer estos fascículos y realizar los ejercicios que te proponen.



    Estoy escribiendo la 5ª página de mi novela y estoy satisfecha con lo que puse hasta el momento. Ya le puse un título que no os debo revelar, puesto que a lo mejor aún se lo cambio.
    Aunque este tipo de novelas no parezcan ser para mi edad, creo que cada uno debe inventar y leer lo que le guste, independientemente de los años para los que sea más apropiado.
    De momento aún no os voy a revelar de qué trata, pero más adelante seguro que me atrevo a contároslo.



    Lo que pretendo con esta entrada es animaros a que, si os gusta inventar cuentos, os atreváis a inventar una novela. Y para sacarle hierro al asunto, pensad que es como un cuento, sólo que más largo. :)



    La próxima entrada la haré sobre trucos y consejos para escribir novelas, pero mientras os daré tiempo a que leáis esta.

    ¡Adiós y ánimo!