domingo, 16 de junio de 2013

LA MANSIÓN ENCANTADA

¿Qué tal?

Al final ayer fui a la fiesta del vino, pero no con mi hermana, sino con mi hermano.



Entré en la mansión encantada (una casa del terror) . Daba muchísimo miedo y tuvimos que echar a correr y salimos por la entrada, en vez de por la salida; eso que fuimos con la hermana mayor de mi amiga Lucía.



Es que en el ambiente, aparte de estar oscuro, había como una niebla que no te dejaba respirar, olía mucho a gasolina y había botes por allí tirados, las paredes estaban todas pintadas de grafitis que ponían MUERTE, RIP y cosas por el estilo.




También había como un chillido fuertísimo en las paredes y parecía como si estuvieran pegando en ellas. Al llegar a una cortina de un fantasma (corría el riesgo de que estuviera alguien agachado detrás, pero no) escuché el ruido de una motosierra y ahí fue cuando eché a correr escopetada llevándome todo por delante.



Un poco antes de llegar a la cortina del fantasma había unos laser que parecía que atravesaban la espalda de la hermana de Lucía.



En fin, pasamos miedo de más y no completamos el recorrido, llegaríamos a la mitad, la verdad no lo sé.

Después estuvimos dando un paseo y jugamos al pilla-pilla, al pisapiés y al ciego y el lazarillo. Más tarde se marchó Lucía (la única amiga que quedaba en la fiesta) y yo también. Llegué a casa a las 4:00.