domingo, 9 de junio de 2013

CONEJOLANDIA !!!!!!!!!!















¡Hola!

Hoy os voy a hablar del conejo puesto que es un animal muy gracioso y bonito.



El conejo es un mamífero que existe tanto en estado salvaje o doméstico.  Está incluido en la lista 100 de las especies más exóticas invasoras más dañinas del mundo de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Vive en áreas secas próximas al nivel del mar con un suelo arenoso y blando para facilitar la construcción de madrigueras. Habitan en bosques aunque prefieren campos extensos cubiertos por matorrales donde pueden esconderse. Antiguamente también eran frecuentes en tierras de cultivo aunque los nuevos métodos de arado incluyen la destrucción de madrigueras de conejos. A pesar de ello, ésta especie se ha adaptado a la actividad humana viviendo en parques, campos de césped o incluso cementerios. En ocasiones se encuentran en cultivos agrícolas donde se alimentan de lechuga, granos o raíces cuyo fin era la ingesta humana.



El conejo es un animal territorial. En óptimas condiciones de terreno y alimento prefieren vivir en largas y complejas madrigueras. En ellas habitan de 6 a 10 individuos adultos de ambos sexos.

Es un animal de hábitos nocturnos y crepusculares, se alimenta desde que anochece hasta que amanece y pasa la mayor parte del día en sus madrigueras.

Habitualmente son muy silenciosos pero emiten fuertes chillidos cuando están asustados o heridos. Otros tipos de comunicación son los olores y el contacto físico.



Ante la presencia de un potencial depredador permanece inmóvil intentando pasar desapercibido antes de huir a la carrera hasta un refugio. Este comportamiento provoca muchos atropellos, especialmente durante la noche.


Golpean el suelo con sus patas traseras, y lo pueden hacer varias veces dependiendo de lo exaltados que estén, cuando se enfadan, tienen miedo o las hembras no se dejan cubrir durante la reproducción.

La abundancia de la especie se basa, además de en su capacidad reproductora, en su condición de fitófago con doble digestión, asemejándose a los rumiantes. En efecto, el conejo practica la cecotrofia, de modo que las heces blandas, ricas en bacterias y proteínas, son reingeridas para un segundo tránsito digestivo.

Estos excrementos son más frecuentes por las mañanas, cuando los animales se encuentran en reposo. Como otros lagomorfos, el conejo ha estado considerado mucho tiempo como un rumiante, con los que no tiene ninguna relación; ello se fundamenta en la observación del comportamiento del conejo, que pasa largas horas removiendo las mandíbulas de derecha a izquierda.

En realidad, estos movimientos no se explican por la rumia, sino por la alimentación en dos tiempos. Primero, el conejo digiere la hierba que consumió; la celulosa es digerida por las bacterias Anaerobacter a ácidos grasos volátiles que sirven de nutrientes. Resulta de ello los cecotrofos, excrementos verde oliva, blandos y brillantes que el conejo toma de salida del ano y vuelve a ingerir. Los excrementos finales del conejo son de un marrón oscuro, más gruesos y duros.


En general seleccionan plantas compuestas y leguminosas. En invierno su régimen consta de tallos y cortezas de arbustos. Puede cavar la tierra para encontrar raíces, semillas y bulbos; también es capaz de escalar arbustos y matorrales para comer los más jóvenes retoños. Un adulto consume de 200 a 500 gramos de plantas al día.

Los conejos son fértiles durante todo el año pero la mayor cantidad de nacimientos se dan durante la primera mitad del año.

El periodo de gestación dura 32 días y las camadas oscilan normalmente entre 4-12 individuos. Pueden tener varias camadas al año aunque los abortos y la reabsorción de embriones son comunes, posiblemente debido al estrés al que esta especie está siempre sometida.

Los neonatos, llamados gazapos, nacen sin pelo y ciegos. La madre sólo los visita unos pocos minutos al día para cuidarlos y alimentarlos con su leche. Los pequeños son destetados a las cuatro semanas de vida y tanto machos como hembras alcanzan la madurez sexual hacia los 8 meses de edad. Aunque pueden llegar a vivir 10 años, el 90% de los ejemplares no supera el primer año de vida.

A los conejos es fácil entrenarlos para que hagan sus necesidades, en una caja de desechos, que puede ser cualquier caja adaptada para ellos. No es recomendable tenerlos en casa donde habiten niños pequeños debido a que los conejos se espantan por cualquier ruido fuerte.



Los conejos son animales muy sociales, y se convierten en parte de la familia, tal como los gatos, los perros y los pájaros, e incluso se llevan muy bien con estos animales. Por eso no es raro ver a un conejo de casa jugando con un perro, un gato u otro conejo.

Generalmente suelen huir de los humanos, aun cuando se tienen como mascotas, debido a que son animales muy nerviosos. Por ello es importante mostrarles siempre que se puede confiar en las personas.

A veces, cuando son criados en cautividad, podemos encontrar que son agresivos. Muerden, gruñen... Bien, esto puede ser motivado por diferentes causas:
  • Intento frustrado de cortejo. Estas manifestaciones suelen desaparecer con la castración.

  • Son animales muy territoriales y pueden sentirse amenazados.

  • Porque estén asustados.

     
Bien, que sepáis que aún existe mucha más información, pero no quiero enrollarme más y creo que para nosotros/as es suficiente. :-)