viernes, 26 de abril de 2013

LA COSA ES DE ARTISTAS

¡Hola! ¿Qué tal?

Como dibujar es otra de mis pasiones, hoy os voy a exponer aquí varios cuadros de pintores famosos y os voy a poner el título y el autor.

Espero que os guste.     :-)


El grito- Edvard Munch



Las Meninas- Velázquez



Los Girasoles- Vincent Van Gogh



La Gioconda- Leonardo Da Vinci



La dama del armiño- Leonardo Da Vinci



La Última Cena- Leonardo Da Vinci



Madona Benois- Leonardo Da Vinci



La Virgen del Clavel- Leonardo Da Vinci



Adoración de los Magos- Leonardo Da Vinci



Santa Ana- Leonardo Da Vinci


Dolor- Vincent Van Gogh



¿Os gustó?     ;-)


jueves, 25 de abril de 2013

OFICIOS

¡Hola! ¿Qué tal?

Hoy os voy a hablar sobre algunos oficios. A mí de mayor me gustaría estudiar Arqueología o Criminología.



Modista:



Limpiador/a:
 
Peluquero/a:
 




Carpintero/a:
 
 
Odontólogo/a:




Jardinero/a:
 
 
Futbolista:

 
 
 
Panadero/a:


 

 
 Albañil:

 
 
Amo/a de casa:


 
 
Detective:




 
 
 
Diseñador/a de moda:





Cocinero/a:

 
 
 
Doctor/a:



 
 
 
 Bombero/a:





 ¿Y vosotros que queréis ser de mayores?       :-)


martes, 23 de abril de 2013

CLASE DE FRANCÉS

¡Hola! ¿Qué tal?

Hoy os voy a enseñar cómo se escriben en francés algunas frases.

Como a mí me gustaría viajar a Francia y aprender francés, se convierte en otra de mis pasiones.




-L´ enfant mange: el niño come

-Avoir un gant: tener un guante

-Coller une épine: clavar una espina

-Manger des saucisses: comer salchichas

-Dessiner une maison: dibujar una casa
 
-Se laver le visage: lavar la cara

-Sauter a là corde: saltar a la cuerda

-Planter une fleur: plantar una flor

-Nager dans l`eau: nadar en el agua

-Faire des crêpes: hacer filloas

-Promener le chien: pasear el perro



Arco del triunfo:




Torre Eiffel:



Museo de Louvre:





Bueno que, ¿os gustó?   ¡¡¡A mí me encanta!!!     ;-)




domingo, 21 de abril de 2013

DIBUJOS

Pájaro:




Miedo:

 
 
 
 
Cerdo:
 
 
 
 


 
 
Hormiga:
 
 

 
 
 
 
Pájaros enamorados:
 
 

 

viernes, 19 de abril de 2013

LA PREHISTORIA

¡Hola! ¿Qué tal?

Hoy os voy a hablar de la prehistoria, pues es otra de mis pasiones.


La Prehistoria (del latín præ: ‘antes de’, y del griego ιστορία: ‘historia’) es, según la definición clásica, el período de tiempo transcurrido desde la aparición de los primeros homininos, antecesores del Homo sapiens, hasta que tenemos constancia de la existencia de documentos escritos, algo que ocurrió por primera vez en el Oriente Próximo hacia el 3300 a. C.; en el resto del planeta, posteriormente.

Según otros autores, la Prehistoria terminaría en algunas regiones del mundo antes, con la aparición de las sociedades complejas que dieron lugar a las primeras civilizaciones y estados.

 Desde el punto de vista cronológico, sus límites están lejos de ser claros, pues ni la llegada del ser humano ni la invención de la escritura tienen lugar al mismo tiempo en todas las zonas del planeta.
Por otra parte, hay quienes defienden una definición de esta fase o, al menos, su separación de la Historia Antigua.

En ese sentido, el fin de la Prehistoria y el inicio de la Historia lo marcaría una estructuración creciente de la sociedad que provocaría una modificación sustancial del hábitat, su aglomeración en ciudades, una socialización avanzada, su jerarquización, la aparición de estructuras administrativas, de la moneda y el incremento de los intercambios comerciales de larga distancia. Así, no sería muy correcto estudiar dentro del ámbito de la Prehistoria sociedades de carácter totalmente urbano como los incas y mexicas en América, los ghana y zimbabue en África o los jemer en el sudeste asiático, que solamente son identificados con este período por la ausencia de textos escritos que de ellos tenemos (los mayas han entrado hace muy poco plenamente en la Historia al haberse descifrado sus glifos, que tienen valor fonético, por lo que forman un verdadero lenguaje).

 
^
^
^
Estado social y tecnológico del mundo, hacia 1000 a.C.
 
Amarillo: cazadores-recolectores
 
Violeta: pastores nómadas
 
Verde: sociedades agrícolas simples
 
Naranja: sociedades agrícolas complejas
 
Violeta clarito: estados
 
Blanco: deshabitado
 
 
 
Desde el punto de vista más tradicional, se considera que la Prehistoria es una especialidad científica que estudia, por medio de la excavación, los datos de este periodo de la Historia que ha precedido a la invención de la escritura. Los restos arqueológicos son la principal fuente de información y para estudiarlos se utilizan numerosas disciplinas auxiliares, como la física nuclear, el análisis por espectrómetro de masas, la geomorfología, la edafología, la tafonomía, la trazalogía, la paleontología, la paleobotánica, la estadística no paramétrica, la etnografía, la paleoantropología, la topografía y el dibujo técnico, entre otras muchas ciencias y técnicas.

África es la cuna de la humanidad y es en la actualidad el continente en el que más poblaciones siguen utilizando tecnologías prehistóricas. Resulta fácil concluir que la prehistoria de África es la más larga y compleja de todo el globo. Pero esto no siempre fue visto así, ya que durante el siglo XIX y hasta mediados del XX se adjudicaba a Asia nuestro origen. Esta teoría era la consecuencia de que los fósiles de homininos más antiguos con los que se contaba entonces procedían de allí: el Hombre de Java y el de Pekín. Tal visión cambió radicalmente con los trabajos realizados en el África austral y oriental, y publicados a partir de los años cincuenta del siglo XX, que remontaron la antigüedad de los fósiles africanos (de Australopithecus y Homo) a cuatro millones de años atrás.

Hacha prehistórica:




Pintura de las cuevas prehistóricas:


Petroglifo:



Dolmen:



Menhir:





















domingo, 14 de abril de 2013

EL MUNDO DE LOS PERIQUITOS

¡Hola! ¿Qué tal?

Hoy a las 11:00-12:00 de la noche es el cumple de mi madre y mi hermana y yo le regalamos una pareja de periquitos.

¡¡¡Son tan bonitos y tan monos...!!!     ;-)

La hembra se llama Panchita y el macho Verdoso, como el loro de la telenovela "Gata Salvaje".

A mi me gustan mucho, por lo que se convierten en otras de mis pasiones y os voy a hablar de ellos.

Espero que os gusten.     :-)


¿De dónde proviene?

El periquito es un ave originaria de Australia, su nombre científico es Melopsittacus Undulatus y pertenece a la familia de los psitácidos. En Europa empezó a conocerse allá por el siglo XIX, así que es relativamente reciente. En su hábitat natural vive en grandes bandadas, anida en los eucaliptos y va y viene según la madurez de las semillas. En su estado salvaje, el periquito sólo presenta la coloración verde, a partir de las cuales han ido surgiendo el resto de variedades. 

Son aves perfectamente aclimatadas a la vida en jaula o aviario, eso no quita que aprovechen la mínima para escaparse... Si tienes un periquito y no puedes mantenerlo no se te ocurra dejarlo libre porque eso significará matarlo, como he dicho antes están acostumbrados a la jaula, a tener siempre acceso a su comida y agua, no saben volver a la vida salvaje, morirían de hambre o en el peor de los casos devorado por algún felino u otro animal, así que antes de pensar en soltarlo mejor lo regales a una persona que sepa tratarlo y cuidarlo.





¿Puede vivir solo?

Vivir solo puede hacerlo, pero en ese caso has de saber que el periquito es un ave muy sociable y necesita la compañía de otros periquitos. La soledad absoluta puede ocasionar serios trastornos. Durante un período breve podemos tener a nuestro periquito solo, pero a la larga debemos ser conscientes, que como buenos cuidadores que somos, debemos proporcionarle una pareja.

Puede que alguien te haya recomendado colocar dentro de su jaula un espejito para que vea su propio reflejo y no se sienta solo ya que creerá que tiene compañía. Bien, esto es totalmente desaconsejable, el ave realmente verá otro periquito e intentará intimar con él, le rascará la nuca, querrá tocarlo y le dará de comer regurgitándole comida. Esto último es muy perjudicial, porque al no obtener ninguna respuesta el periquito seguirá y seguirá regurgitando sin obtener nada a cambio, no sólo será muy frustrante para él, sino que le causará trastornos alimenticios llegando incluso a que se le irrite el buche.





¿Mejor dentro de casa o fuera?

 El periquito es originario de un país cálido como Australia, así que puede decirse que el calor no le perjudica mucho, pero el frío ya les causa más problemas y también enfermedades como resfriados.

Si se decide colocar la jaula dentro de casa hay que procurar que le entre una buena iluminación y que sea un lugar tranquilo. Si se opta por dejarlos en un balcón o terraza, la jaula se colocará de forma que el viento no les pueda dar de lleno, pues eso es fatal para ellos, hay que evitar que les den los rayos del sol de forma directa, para ello podemos tener la jaula al sol pero tapando la mitad de la jaula de forma que los pájaros puedan elegir entre sombra o sol y mantenerlos en un sitio cubierto para protegerlos de la lluvia.

 
 


¿Cómo elegir la jaula? 

Sirve casi cualquier jaula del mercado, pero ha de tener unas dimensiones mínimas para albergar a nuestra mascota, con doble fondo donde se deposite toda la suciedad para su posterior limpieza y ha de tener unos alambres fuertes y resistentes, pues los periquitos tienen un pico bastante fuerte.

 Respecto a colocarla mejor que este en un lugar alto, lo ideal es a la altura de nuestros ojos, piensa que son aves y suelen ver el mundo desde los árboles, no se sienten cómodos cerca del suelo. Es conveniente que en la medida de lo posible no cambiemos frecuentemente la jaula de sitio.

Colocaremos palos para que el animal no esté constantemente en el fondo de la jaula, procuraremos colocar unos en la parte superior de la jaula y otras en la parte media para que tengan diversidad y no muy distanciados unos de otros para que puedan saltar de uno a otro. No hay que poner excesivos palos para no quitarles espacio a los periquitos.

 En cuanto a los comederos, evitaremos aquellos con agujeros en la parte superior donde el perico deba meter la cabeza en los orificios, ¿por qué? Porque es un animal que come encima del alimento, por lo cual las cáscaras de las semillas caen sobre la comida, si sólo dispone del agujero justo para introducir la cabeza llenará enseguida el comedero de semillas vacías y él no suele rebuscar así que no podrá seguir comiendo.



¿Cuánto suelen vivir los periquitos? 

No se puede determinar con exactitud, pero como término medio viven unos doce años, incluso más, depende de mucho factores. Por ejemplo: si han criado vivirán menos, pues ello conlleva un desgaste físico, eso no quiere decir que no los hagamos criar para que vivan más, es algo natural y no debemos impedírselo.


¿Qué le doy?

Los periquitos se alimentan principalmente de alpiste y mijo, en las tiendas venden comida preparada para ellos. De vez en cuando, en días alternos les podemos colocar una hojita de lechuga bien lavada para eliminar posibles restos de pesticidas.
 
La fruta les encanta, así que puedes darle casi todo lo que se te ocurra, pero tenemos que tener en cuenta que hay fruta más beneficiosa para ellos y otra que les es más perjudicial e incluso venenosa.
La fruta como la manzana, la pera, o la sandía es buena para ellos, también les puedes dar arándanos, cerezas, fresas, mandarinas, melocotones, melón, naranjas, piñas, plátanos o uvas. No todos los periquitos se las comen ni saben que son comestibles, pero si son curiosos no tardarán en acercarse a investigar y como todo lo pican comprobarán que está bueno y ya no podrá dejar de comer la fruta que le vayamos poniendo.

En cuanto a las verduras, acelgas, apio, berenjenas, espinacas, guisantes, hinojo, mazorcas frescas de maíz, pepino y zanahorias son aptas para ellos. Y cómo no, la estrella de las verduras: la lechuga. En verano se las podemos dar humedecidas y todavía las disfrutarán más al poder restregarse contra ellas para estar fresquitos antes de comérsela.
Las frutas y verduras hay que lavarlas bien antes de dejar que nuestros periquitos las coman. Evidentemente si las sacamos del frigorífico hay que esperar a que adquieran temperatura ambiente.
 
También tenemos el panizo, que es simplemente mijo en rama, les gusta mucho y lo devoran en un abrir y cerrar de ojos, eso sí, es bastante calórico y por lo tanto hay que proporcionárselo a nuestra ave con prudencia, lo bueno es que es bastante barato. En el mercado existen unas barritas que se enganchan en los barrotes de la jaula que contiene comida prensada junto con vitaminas, miel y frutas, son más caras pero también se la comen, eso sí, no todos adivinan que esa "cosa" se puede comer. Estas barritas no se encuentran en su hábitat natural y vendrían a ser una golosina como lo podría ser para nosotros un trozo de chocolate o un producto de bollería, por lo tanto tampoco hay que abusar de las barritas, si queremos dársela como capricho, una barrita cada dos-tres semanas por periquito es lo ideal.

Por último están los minerales, en cualquier tienda de animales podemos adquirir un hueso de sepia o jibia, una piedra de calcio o grit. El hueso de sepia y la piedra de calcio no deberían de faltar en la jaula, les servirá para hacer acopio de minerales y para limarse el pico. El grit es arena gruesa con trocitos enteros de concha y pequeñas piedras, les ayuda a hacer la digestión ya que los periquitos no tienen dientes. Se coloca en un comedero distinto al de su comida habitual y se deja a libre disposición del ave. 
 
Resumiendo, lo principal que deben tener siempre es alpiste y agua, el agua muy importante, es preferible que falte el alimento al agua, que debe cambiarse frecuentemente. Y en días alternos les daremos una hojita de lechuga y fruta, si queremos podemos comprarles alguna barrita, panizo y jibia. Son animales fáciles de alimentar, pero a los que les encanta una dieta variada.


¿Qué no les doy?

No les daremos restos de nuestra comida, ni alimento que no sea el suyo propio, si que podemos hacer experimentos con la fruta para comprobar cual le gusta más, pero ya está, fuera de eso, mejor nos abstenemos. 
 
Hay que tener mucho cuidado de no darles las siguientes frutas y verduras: dátiles, pomelos, ciruelos, limones, aguacate, maracuyás, patatas, alubias, judías, cebollas y perejil.

¿Macho o Hembra?

En el periquito es muy fácil distinguir los sexos, es una de las aves que tiene más acusada la distinción entre macho y hembra. 
 
Todo consiste en fijarse en el color de la cera, la cera es una membrana que cubre los orificios nasales, en la parte superior del pico. Los machos tienen la cera de color azul y en algunas variedades rosa con diferente tonalidad por completo y la hembra blanco-azulino o marrón. El color definitivo de la cera se da cuando el ejemplar ya es adulto, antes ya resulta un tanto más complicado distinguir la tonalidad de la cera, aunque no es imposible.


La edad del periquito

Al igual que el sexo, la edad se determina también de una forma bastante sencilla, solo hay que tener en cuenta algunos detalles para distinguir un ejemplar joven de uno viejo. 
 
En los ejemplares jóvenes aparecen unas ondulaciones o rayas negras en la frente que les llegan hasta el céreo, conforme van madurando estas rayas van desapareciendo dejando la frente completamente despejada. Esto no nos será de ayuda si nuestro periquito es albino o totalmente blanco, ya que carecerá de rayas en el plumaje. Otro método muy habitual para conocer la edad es fijarnos en los ojos, en los jóvenes todo el ojo es de color oscuro, y a medida que va creciendo y envejeciendo empieza a percibirse un disco blanco en torno a la pupila.


Tareas que realiza cuando se encuentra tranquilo 

Sabremos que nuestra mascota está a gusto cuando veamos que se asea y limpia el plumaje con el pico, poniendo cada pluma en su lugar correspondiente, vamos, que vemos que nuestro periquito se está poniendo guapo.     

Otra actividad que hará es rascarse la cabeza y la nuca con una de sus patas. Se limpiará el pico si está sucio restregándolo contra los palos o los barrotes de las jaulas.

Cuando esté de lo más relajado, esconderá una de sus patitas en su plumaje, el cual inflará otro poco y empezará a emitir su clásico gorjeo pero a un volumen muy bajo. Tenemos a nuestro periquito de lo más contento y feliz.



Qué nos quiere decir 

Si permanece sobre una sola pata significa que se encuentra en un estado de relax, está descansando tranquilamente.
Si estira un ala y una pata al mismo tiempo, como desperezándose, nos está comunicando que necesita ejercicio, necesita moverse, esto puede ser debido a que la jaula sea demasiado pequeña o que hemos puesto demasiados juguetes dentro y no le dejamos moverse.

Si mantiene el plumaje levantado, formando una bola, y está decaído, es señal de que necesita calor, quizás en el lugar que hayamos dejado la jaula no le llega el calor del sol. Cuando es al contrario y tiene calor, veremos a nuestro periquito con las alas ligeramente separadas del cuerpo y probablemente con el pico levemente abierto. Los periquitos no sudan y esto les ayuda a bajar la temperatura corporal. También podemos verlos en ese estado si han realizado un esfuerzo considerable, por ejemplo después de una larga sesión de vuelo.
 
Si lo observamos con todo el plumaje pegado a su cuerpo, todo tieso, respirando con rapidez y estirando el cuello hacia arriba nos está diciendo que está asustado o que lo hemos asustado, volverá a su estado normal cuando se le pase el susto, ¡todo puede ser que haya visto un fantasma! Aunque lo más normal será que lo hayamos asustado nosotros al acercarles nuestra mano, o al hacer un movimiento brusco cerca de ellos. El perseguirlos para devolverlos a la jaula después de un paseo fuera de ella, también los estresa mucho.


El periquito como ave social


Los periquitos son aves muy sociables, en libertad viven en grandes bandadas y por lo tanto su vida transcurre rodeados de ejemplares como él. Así que podemos decir que la necesidad de estar acompañado es algo que está muy dentro de un periquito. Contra más compañía tenga más feliz se sentirá, si no podemos disponer de una pajarera con varios ejemplares, simplemente teniendo una pareja será de lo más feliz. 

El lenguaje social lo podemos observar principalmente en la limpieza mutua del plumaje, se asean unos a otros y también se rascan en la nuca, que es un poco inaccesible para alcanzar uno mismo. En una pareja es muy sencillo ver este comportamiento, también observaremos al macho regurgitándole comida a la hembra.
Todo este comportamiento cumple la función social de la confianza, un periquito no dejará a otro rascarle la nuca si no es su pareja o un buen amigo. Por otra parte se cumple la función de la higiene, yo te limpio a ti, tú me limpias a mí.

Limpieza de lo que rodea al periquito

 Las jaulas deben limpiarse con frecuencia. No hay que dejar que se acumule la suciedad en el fondo de la jaula, tampoco disponer los palos de forma que un periquito situado en uno superior pueda deponer en uno que esté inmediatamente debajo o en un comedero. 
 
Los accesorios también habrá que limpiarlos y a los bebederos cambiarles el agua frecuentemente en invierno y cada día en verano, procurando que no se forme esa capa verde debido a la estanqueidad del agua. Con los comederos tendremos en cuenta un detalle, las cáscaras vacías hay que retirarlas y rellenar con semillas nuevas, pero con cuidado de no dejar las semillas del fondo del comedero siempre en el fondo, porque llegará un momento que esas semillas tengan meses de antigüedad. 
 
Ha de observarse periódicamente si los periquitos tienen insectos, cosa fácil de ver mirando debajo de sus alas, sitio preferido por tales bichos. Muchas veces se nota su presencia debido a que los periquitos se expurgan de manera anormal, con verdadero furor. 
 
Como complemento, jamás debe faltar la ventilación ni la luz, el que piense que puede tener periquitos en malas condiciones que se vaya quitando esa idea de la cabeza. 

Cómo se limpia nuestro periquito  

 Observando a un periquito podemos comprobar como es su aseo personal, veremos que después de alimentarse, si notan su pico sucio, se lo limpiaran ayudándose de los palos de la jaula. Cuando estén tranquilos se asearán sus plumas con el pico y las patas.

 
Respecto a sus uñas, el mismo roce con los palos hará que se mantengan dentro de un tamaño razonable, pero sino fuera así y tuviésemos que cortárselas, lo mejor es acudir a un veterinario de exóticos, ya que las uñas de los periquitos tienen una venita que si se la cortamos podemos ocasionarle una hemorragia. Si por diversos motivos no hay más remedio que ser nosotros los que tengamos que cortarle la uñas, cogeremos al animal, y a trasluz miraremos donde termina esa pequeña venita, para ver a partir de donde podemos cortar para no causarles una herida y una infección. Evidentemente, si se la causáramos, hay que desinfectarle la herida y curársela.
 
Con todo, debemos saber que si le cortamos las uñas una vez, tendremos que hacerlo siempre, ya que ocasionaremos que, al crecer, salgan más curvadas que de costumbre, teniendo problemas el periquito para agarrarse.

En verano y en días de mucho calor, podemos optar nosotros mismos por refrescarles con un pulverizador, procurando no darles directamente con el agua y mojarlos de pie a cabeza, es más preferible mojar partes de la jaula para que él luego se restriegue y se humedezca. También podemos optar por una bañera para periquitos, las hay para colgar por fuera de la jaula o interiores, en cualquier caso lo ideal es no sobrepasar los dos centímetros de agua, lo suficiente para que disfrute de un chapuzón sin el peligro de que se sumerja por completo. No a todos les gusta la bañera y no deberíamos preocuparnos si no le hacen ni caso, seguramente prefieran el método del pulverizador. 


La reproducción


 Muchos pájaros no se reproducen hasta la llegada de la primavera, sin embargo el periquito se aparea y cría en cualquier época del año, le es indiferente la estación en la que nos encontremos. No obstante, nosotros como cuidadores, debemos proporcionarles unas condiciones adecuadas para la cría, y lógicamente una temperaturas muy bajas típicas del invierno no son las condiciones más recomendables. Lo ideal es colocar el nido para los meses de marzo o abril.  

Como ya tenemos claro que nuestra pareja es realmente una pareja y que ya está establecida, si la cosa va bien veremos que el macho se vuelve inquieto y travieso, cantando alegremente y saltando de un saltador a otro, se acercará a la hembra, se alejará y regresará rápidamente, mientras se aproxima a la hembra irá cantando y veremos como se le estrecha la pupila, dilatándose casi al punto de manera muy rápida. 



Todo va según tiene que ir, pero falta el apareamiento. Cuando llegue el momento ella aceptará el cortejo del macho y se mostrará dispuesta, la veremos levantar la cola y reclinar la cabeza hacia atrás, toda una invitación que el macho no desaprovechará, colocará una de sus patas sobre la espalda de ella y un poco a lo torpe irá picando sobre ella mientras coge la postura para montarse encima, la cubrirá con una o las dos alas, mientras irá regalándole besitos continuamente, y entonces las cloacas de ambos entrarán en contacto y él depositará su semen en ella. Pueden estar apareándose durante tres o cuatro días.

   
La hembra empezará a entrar en el nido, entrará y saldrá, poco a poco empezará a pasar más tiempo dentro, hasta que ya apenas la veamos salir del nido más que para hacer sus necesidades (las hará en gran abundancia) y comer algo. Esto significará que va a empezar la puesta de los huevos, una pareja normal y en perfectas condiciones pone una media de 4-9 huevos. No siempre de todos los huevos saldrá un polluelo, sobretodo si la pareja es primeriza. Los huevos que están fecundados tienen un color más rosáceo y los que no lo tienen más blanco, el color es más clarito respecto a los fecundados.


 


Puesta e incubación 

 Hemos dejado a nuestra hembra dentro del nido, sus salidas se van haciendo menos y menos frecuentes, hasta que al fin, a los diez o doce días de haber entrado al nido pone el primer huevo, que incuba desde el primer instante.

En días alternos irá poniendo el resto de huevos hasta concluir la puesta, esto quiere decir que si el primer huevo lo pone un lunes, el segundo será para el miércoles y el tercero para el viernes, así sucesivamente, aunque debido a bajas temperaturas o a algún otro factor, los plazos pueden alargarse. La incubación corre por entero a cargo de la hembra, que apenas sale del nido más que para comer, y si su "esposo" es bueno, será él quien se ocupe de este menester.

El macho se asomará al nido, la llamará y ella subirá y asomará la cabeza por el orificio, abriendo el pico, donde el macho depositará amorosamente la comida que ha preparado en su buche. Tampoco es raro ni debemos preocuparnos si el macho entra en el nido para alimentar a la hembra, así mismo, es también normal que alguna hembra no tolere que el macho se quiera meter hasta la cocina y lo quiera echar a patadas, o más bien, a picotazos.

Es muy curioso observar a una periquita empollando, ya que está con las plumas erizadas cobijando por completo a los huevos. No hay que molestarlas cuando incuban, por lo menos excesivamente, mi experiencia me ha demostrado que hay hembras que aceptan mejor que otras que saciemos nuestra curiosidad abriendo la tapadera del nido, pero es mejor no abusar, ya que sino podemos ocasionar que abandone la nidada o que incluso rompa los huevos. 



 

Nacimiento de los polluelos


 La eclosión varía de acuerdo con la estación del año, oscilando entre los dieciséis a diecinueve días. En esta fecha nace el polluelo del primer huevo y con un día de intervalo o dos van naciendo los demás, esto se debe a que la puesta de los huevos las hace también en días alternos. Los polluelos que nazcan primero, con su calor, contribuirán de manera indirecta a la tarea materna, incubar.
     
Desde el primer instante chillan con una estridencia semejante a la del ratón, siendo gracioso oírlos. De esta manera se sabe que en el nido ya hay recién nacidos. Nacen sin plumas y con los ojos cerrados, los cuales no abren hasta el séptimo u octavo día de su existencia.
Durante la primera semana la madre les alimenta con lo que se llama “leche de periquita” que es una sustancia que segregan cuando están criando y en ningún caso puede ser reemplazada por la papilla de la cría a mano, ya que contiene nutrientes indispensables para el desarrollo del polluelo.
Mientras tanto les va naciendo un plumón de color blanco-ceniciento, que más adelante desaparece para dar paso al definitivo y verdadero plumaje. Si os fijais, podréis observar que las crías tienen abultada la parte del cuello, no os alarméis porque eso es el buche. 

Cómo alimentar a los progenitores que están criando  

 Los únicos cuidados que requieren es que no les falte mijo, alpiste, avena (su mezcla de semillas habitual), lechuga, agua y hueso de sepia o jibia.  
Deberán disfrutar de todos estos alimentos diariamente, ya que las semillas les son indispensables como alimento, el agua y la lechuga para ayudar a la digestión y posterior regurgitación a los polluelos, aparte de ser necesarias para el organismo, y el hueso de sepia para la formación de los huesos y buen desarrollo de las crías, puesto que lo que coman los padres, comerán sus polluelos. 
 
En las tiendas de animales venden un compuesto llamado "pasta de cría", que como su nombre indica es especial para parejas reproductoras. Normalmente no le harán ni caso hasta que no nazcan los polluelos, que es cuando la comerán para alimentar a los pequeñajos.
Desarrollo y salida de los ejemplares jóvenes  

 Cuando han cumplido alrededor de los 30-35 días de edad, los ejemplares van saliendo del nido, pero como ocurrió con la puesta de los huevos y la posterior eclosión, no salen todos a la vez, sino que el primero que sale es el primero que nació.   
 
La alimentación dentro del nido corre a cargo de la hembra ayudada del macho, quien entra en el nido y va cuidando también de la prole. Fuera del nido, normalmente se encarga el padre hasta que ellos ya son lo suficientemente hábiles para procurársela ellos mismos, este aprendizaje dura unos diez días. 
 
Si hemos topado con una pareja buena, veremos como aún sin haber salido todas las crías del nido, ya ha empezado la hembra una nueva puesta de huevos. 
 

Separación 
 Es un punto en el que hay que tener bastante cuidado. No podemos poner a un periquito recién salido del nido, solo en una jaula porque no sabe donde queda la comida y puede morir de hambre, no es una tontería. 
 
Pero puede darse el caso de que una vez el primer polluelo sale del nido, la madre ya no vuelve a dejarlo entrar y se pone agresiva con él, llegando incluso a hacerle daño, en este caso hay que apartarlo enseguida. Yo lo que hacía era colocar a estos recién salidos en otras jaulas con otros pericos ya adultos, así podía fijarse en ellos y aprender a comer, a ver donde queda el agua, lo que es la vida de un periquito. 
 
Que un polluelo sea atacado por sus padres se debe a que seguramente la hembra va a empezar una nueva puesta, no reconocerá a su hijo y atacará. En una jaula apenas hay espacio para huir, con lo que puede sufrir mucho daño.

Así que yo recomiendo estar pendiente de la primera salida para ver como reaccionan sus progenitores y si es conveniente separarlos de ellos. Si todo marchara bien, la separación debe realizarse unos diez días después de la salida.  


  
 
Resumen

 A modo de recopilario, los pasos a seguir serían:

1. Una pareja de periquitos, macho y hembra, con un año de edad y que esté establecida. Si no lo está habremos de esperar a que la hembra acepte al macho.
2. En una jaula de cría para ellos solos ponerles un nido, esto les incitará a críar.
3. La alimentación típica cuidando que no falte hueso de sepia, piedra de calcio y lechuga.
4. Él la montará, ella empezará a entrar al nido hasta que llegue un momento en que ya apenas salga
5. Pasadas unas dos semanas aproximadamente la hembrá pondrá su primer huevo, los sucesivos serán en días alternos.
6. Transcurridos unos dieciocho días eclosionará el primer huevo, los demás en días alternos.
7. Treinta días después del primer nacimiento, el primer polluelo en nacer saldrá del nido.
8. Si todo va bien, dejaremos a la descendencia con los padres para que aprendan a comer, si hay problemas los separaremos de los padres, cuidando de que no mueran de hambre por no saber dónde quedan los comederos. 
 
Unos últimos consejos 
 
La cría desgasta mucho ya que exige un gran esfuerzo físico, así que no debemos permitir que nuestra pareja haga más de dos o tres puestas al año, procurando que haya descanso entre una puesta y otra.

Si dejamos el nido puesto seguirán y seguirán criando hasta que la hembra muera de puro agotamiento, además de que las últimas nidadas serán muy débiles. 
 
Podemos encontrarnos que para cuando vayamos a retirar el nido porque ya ha salido el último polluelo, nos demos cuenta que la hembra ya tiene empezada una nueva puesta, si no queremos que continúe dejaremos que acabe la puesta, si retiramos el nido prematuramente, romperemos el ciclo de la periquita, que se verá obligada a buscar otro nido, con los problemas que eso puede ocasionar de estrés psicológico e incluso problemas físicos. Así que esperaremos a que deposite el último huevo y lo ideal sería sustituirlos por huevos de plástico y esperar a que sea la propia hembra la que abandone el nido, aunque eso no siempre funciona, así que simplemente retiraremos el nido y aprovecharemos para limpiar y desinfectar, así dejaremos el nido listo para futuras ocasiones. 
 
Para el que se lo pregunte no hay ningún problema en cruzar periquitos australianos o comunes con periquitos ingleses. Si es la hembra la inglesa, los periquitos saldrán con su tamaño, pero no tan grandes como un inglés puro. Si es el macho el inglés, nacerán más próximos a los comunes, aunque también serán levemente más grandes.




Espero que a vosotros también os gusten.     :-)