martes, 5 de febrero de 2013

MISTERIO EN LA JUNGLA


                       MISTERIO EN LA JUNGLA                             

Zeus barritó con fuerza para dar el buenos días a la jungla. Pero no se oyó ni el canto de los pájaros ni el croar de las ranas, pero lo que más alertó a Zeus fue que no escuchó a sus compañeros. ¿Dónde estarían todos?

Como no lo sabía, se fue corriendo por la jungla para buscar a sus compañeros, pero lo único que encontró fue pisadas. Al poco rato, sus oídos captaron un conjunto de sonidos que armaron un gran jaleo.

 Fue corriendo hacia el ruído, y cuanto más se acercaba, mejor pudo distinguir entre la maleza como sus amigos preparaban una fiesta.

Parecían muy ilusionados y hablaban entre si, aportando ideas y trabajando muy bien en equipo.

 Él se enfadó porque parecía que lo estaban ignorando, ni siquiera lo habían avisado.

Por eso se marchó todo triste y con algo de rabia.

 Dentro de unas horas,al mediodía, fue a buscar comida, aprovechando que podía ir a ver lo que estaban haciendo los traicioneros de sus amigos.

 Como lo vieron allí, lo llamaron y le enseñaron todo lo que habían hecho. Y Zeus, enfadado, les dijo:
-Si, claro, ahora me llamáis y primero me dejáis tirado.Estoy enfadado con vosotros. Dejádme en paz!!!

 -Pero Zeus, no te enfades, nosotros solo queríamos hacerte esta fiesta sorpresa porque eres un buen amigo. No queríamos que te enfadaras.

 -Ahh... Es que como al levantarme no encontré a nadie, empecé a asustarme. Y claro, después os vine a buscar y os encuentro de fiesta, tan contentos y sin avisarme de nada, parecía que me dejastéis plantado. Pero ahora me doy cuenta de que no. Perdón por tomármelo así, pero es que...

 -Pero es que, nada, se acabó! Ahora vamos a disfrutar y a pasarlo bien!!!

 -Tienes razón, Mumú! Vamos a disfrutar!!!

 Y se pusieron a cantar, a bailar, a jugar... En fin, a pasárselo bien.

                          
                                                          FIN